fbpx

Tipos de deudas y como salir de ellas

A veces las malas decisiones financieras o un pago imprevisto pueden causarte serios problemas económicos y personales.

Los tipos de deudas que puedes tener

Endeudarse, representa comprometer los ingresos futuros que habías pensado utilizar para poder hacer frente a un determinado imprevisto o bien para poder realizar pagos por adelantado imprescindibles.

Se suele decir que las deudas se dividen en 4 tipos:

Deuda hormiga:

Esta deuda se debe a la mala administración de tus finanzas. Se trata de pequeños pagos y gastos que te hacen incurrir en préstamos y créditos, por ejemplo optando por el uso de tarjetas para realizar las compras diarias, pedir préstamos a amigos…

Estos pequeños gastos no levantan una alarma a corto plazo, pero poco a poco y a la larga, experimentan el efecto bola de nieve que puede llegar a ser considerablemente grande.

Deuda ficcional:

Una de las más comunes. Normalmente, se adquiere cuando se vive por encima de nuestras posibilidades económicas, lo que provoca que se cree un mundo de “ficción” que nada tiene que ver con la cuantía de dinero que se recibe mes a mes.

Por ejemplo, solicitar un crédito hipotecario para comprar una casa en un barrio caro sin tener en cuenta que costear un determinado nivel de vida debe ir acorde a tus ingresos mensuales.

Deuda de apalancamiento

Se adquiere en el momento que se solicita una suma de dinero para invertir en un negocio determinado. En este caso si fracasamos en el proyecto, debemos devolver el dinero prestado y salir de la deuda acostumbra a ser difícil y muy duro.

Deuda de subsistencia

Como su nombre indica, este tipo de deuda se adquiere para poder llegar a final de mes. La persona que solicita el dinero no hace gastos de lujos, destina el dinero únicamente al pago de cosas básicas como alimentos, vivienda o salud.

¿Cómo puedo saldar mis deudas?

Te proporcionamos algunos consejos para quitarte cuanto antes ese peso de encima:

  • Paga una cantidad fija que sea mayor a la cantidad mínima que estas obligado a destinar para cubrir tu préstamo o deuda adquirida.
  • Salda primero la tarjeta de crédito con la tasa de interés más alta. Esta es una opción que puede resultar algo agobiante, pero si lo consigues, reducirás intereses y cargos adicionales que supone la deuda adquirida.
  • Salda primero la tarjeta de crédito que tiene el saldo más bajo. Es el conocido “enfoque de bola de nieve”, este método se centra primero en el saldo más pequeño, lo que puede ayudar a la motivación para seguir pagando las deudas de las tarjetas de crédito, sin embargo, se alarga muchísimo en el tiempo.
  • Evita agregar nuevas deudas. Se trata de dejar de usar tarjetas de crédito mientras trabajas para poder pagar la deuda adquirida. Esto requiere una revisión minuciosa, pero el esfuerzo vale la pena.

¿Puedo conseguir dinero del banco si tengo deudas?

En primer lugar debemos descartar a las entidades bancarias puestos que éstas cierran las puertas a la posibilidad de conceder un préstamo a quien conste como deudor en un fichero de morosidad.

Los ficheros de morosidad basan su éxito en la prevención y el recobro de impagos. El hecho de que los datos personales de una persona con deudas aparezcan en los ficheros de morosos, hace que no pueda solicitar ni recibir préstamos mientras permanezcan sus datos publicados en dichos ficheros.

Sin embargo, existen algunas opciones para pedir un préstamo estando en ASNEF.

¿Cuando prescriben las deudas?

La deuda se ha convertido en uno de los grandes lastres de las sociedades modernas, fruto del sistema capitalista. Hoy en día es fácil endeudarse, resulta muy complicado encontrar a alguien que no haya pedido un préstamo o un crédito alguna vez en su vida.

Sin embargo, no todas las deudas son iguales. No es lo mismo que tu acreedor sea un banco a que sea el Estado o Hacienda.

Aún así, según figura en el Código Civil en el artículo 1961, las deudas “prescriben por el mero lapso de tiempo fijado por la Ley”, esto es; toda deuda tiene fecha de caducidad y una vez se alcanza, ésta prescribe y no se podrá reclamar.

Condiciones para que prescriba una deuda

El plazo de prescripción de una deuda varía entre 3 y 15 años dependiendo del tipo de deuda. En cualquier casos existen dos condiciones inequívocas que deben darse para que caduque el compromiso:

  1. Que el acreedor no haya ejercido ninguna acción extrajudicial ni judicial mediante el envío de una carta o requerimiento notarial exigiendo el pago.
  2. Que el deudor no haya reconocido ni aceptado de forma expresa o tácita la deuda pendiente de pago.

Pero si el acreedor demanda al deudor, se interrumpe el plazo de prescripción de la deuda y el tiempo deja de correr. Y esto ocurre con todo tipo de deudas adquiridas vengan de donde vengan, da igual si provienen de las administraciones municipales, de Hacienda, del Estado…. Una vez se recibe la carta reclamando las cantidades adeudadas, el reloj para que caduque la deuda se detiene.

De no ser así, una vez cumplidas ambas condiciones, solo será cuestión de tiempo para que las obligaciones de pago desaparezcan.

¿Cómo puedo conseguir dinero urgente para pagar mis deudas?

Hay otras entidades que puede darte préstamos y que tienen la total libertad para decidir cómo trabajan y que admiten la concesión de préstamos rápidos aunque tus datos aparezcan en ASNEF.

En Empeñocoches solo necesitamos tu coche como aval, ni siquiera nos lo quedamos en depósito, tras el pago una cuota mensual que pactaremos entre las dos partes, podrás tener tu préstamo y seguir conduciendo.

Solicita información rellenando el formulario o si lo prefieres te llamamos gratis!