fbpx

¿Cómo funcionan los préstamos con aval de coche?

Hay circunstancias en la vida que nos obligan a buscar distintas vías para conseguir dinero rápido. En esos momentos, disponer...

Tabla de contenidos:

Hay circunstancias en la vida que nos obligan a buscar distintas vías para conseguir dinero rápido. En esos momentos, disponer de un vehículo propio puede ser una forma ágil y segura de conseguir dinero rápido. Empeñar tu coche es una opción segura y legal que puede solucionar tus pequeños baches financieros.

Además, hoy en día a la mayoría de las empresas especializadas en este tipo de transacciones no les importa si tu nombre aparece en los listados de ASNEF o RAI ni tampoco les importa tu situación laboral actual.

En este caso, la financiación del préstamo tiene como garantía de pago tu vehículo.

Si tienes un vehículo con menos de 10 años de antigüedad puedes acceder a un crédito utilizando tu coche como aval. Normalmente, los créditos personales que se realizan usando el coche como aval, te permitirán asegurar tu vehículo a cambio de una ajustada cuota. En otras palabras, pagarás una especie de alquiler hasta que hayas saldado la deuda con la empresa en cuestión.

Principales interrogantes sobre los avales bancarios

En el momento de pedir un crédito para comprarte un coche, alquilar un piso o comprar una vivienda, la entidad financiera solicita que dispongas de un aval. Ante esta situación es imprescindible una buena educación financiera y de ahí es importante que sepas exactamente qué supone tener un aval y cuando éste es realmente imprescindible. A continuación vamos a responderte a algunas preguntas que a nuestro entender son claves para que sepas exactamente cuál es el proceso para solicitar un aval.

¿Qué es un aval financiero?

Un aval financiero es la garantía que la persona que solicita un préstamo ofrece a la entidad bancaria o financiera en caso de que no se pueda liquidar el dinero prestado, es decir, saldar la deuda que hemos adquirido con la financiera o la entidad que nos ha dejado el dinero.

El avalista es una tercera persona que ofrece esa garantía mediante un bien económico, aunque  en muchas ocasiones hay gran cantidad de empresas financieras que aceptan otro tipo de avales con suministrados por la misma persona que contrae la deuda. Como podría ser un coche.

Tipos de aval

Como puedes imaginar hay varios tipos de aval y cada uno de ellos se rige por unos condicionantes determinados:

Aval personal

Una tercera persona se presenta como garantía de cobro en el caso de que el pago de la deuda no pueda ser saldada.

Aval bancario

El banco es quien se presenta como avalista, este tipo de aval se da cuando el solicitante del préstamo tiene un buen historial bancario.

Aval de propiedad

En este caso, el aval es un bien que el solicitante del préstamo ofrece como garantía, puede ser un vehículo o un inmueble y es imprescindible que el solicitante del préstamo sea el propietario. Este tipo de aval se parece mucho a la que se conoce como una hipoteca inversa.

Aval técnico

Es un tipo de aval propio de los proyectos estatales, concesiones determinadas o realización de carreteras. Este aval funciona como una garantía de que el proyecto se realizará.

¿Que se necesita para avalar a alguien?

Para ser avalista hay que cumplir con una serie de requisitos muy específicos que son los siguientes:

Solvencia económica

Es imprescindible que la persona que avala sea solvente económicamente hablando ya que debe tener tanta liquidez como el préstamo se solicita ya que debe poder responder a la deuda en caso de impago.

Solvencia patrimonial

Los avalistas deben contar con algún tipo de patrimonio que esté libre de cargas hipotecarias.

Historial crediticio

Es imprescindible que el historial financiero del avalador sea impecable, dicho historial se verifica con un informe que se solicita a la Central de Información de Riesgos de España.

En caso de ser avalista, hay que tener en cuenta que dependiendo del tipo de aval prestado los riesgos pueden variar. Si decides avalar, debes saber que se te inscribirá en la base de datos de la Central de Riesgos del Banco de España, lo que supone que en caso de pedir créditos puedes sufrir algún contratiempo al ser avalista.

En el caso hipotético de que por impago te veas obligado a hacerte cargo de la deuda del titular del préstamo y no puedas hacerle frente, también entrarás a formar parte de las listas de morosos, además pueden embargar tus bienes.

¿Qué pasa si el avalista fallece?

En el caso del fallecimiento del avalista, los avales se heredan, de manera que hay que tener en cuenta que esta decisión no afectará solo a la persona que avala, también a sus herederos.

¿Cómo dejar de ser avalista?

Para poder dejar de ser avalista de un préstamo existen dos opciones:

1. Negociar con la entidad prestamista

Para ello es necesario negociar las condiciones del contrato. Se pueden sustituir algunas condiciones por otras como:

  • Cambiar el avalista personal por uno material, por ejemplo usando el coche como aval
  • Eliminar el avalista por disponer de garantías suficientes

2. Mediante un proceso judicial

Un proceso largo, complicado y a menudo caro.

Ser el aval de alguien implica responsabilidades y riesgos, ya que difícilmente se puede dejar de ser avalista, a no ser que el contrato especifique que se puede cambiar el avalista. Aún así, en la mayoría de los casos el avalador deberá buscar a la persona que lo sustituya.

De ahí que recomendamos que se haga de avalista solamente si se cree y se confía al cien por cien en la persona que se avala.

Las empresas de empeños de coche utilizan el vehículo como aval para darte el dinero que necesitas

Las casas de empeño de coches aceptan el vehículo como aval, existen dos formas de operar en este sentido. Unas se quedan con tu coche en depósito, te dan el dinero que necesitas y solo recuperas el vehículo cuando ya has devuelto el dinero y otras te dan el dinero que necesitas y puedes seguir conduciendo tu coche al tiempo que vas pagando la deuda adquirida con la empresa en cuotas que se pactan entre ambas partes.

Actualmente en España este tipo de negocios están proliferando mucho ya que la crisis ha mermado el nivel de ingresos de muchas familias.

El modo de conseguir dinero por tu coche es muy sencillo: el vehículo se tasa y según la cifra que el tasador propone, la empresa en cuestión propone una determinada cantidad de dinero a la persona que solicita el préstamo.

Para conseguir dinero rápido empeñar tu coche es una muy buena opción, en Empeñocoches te lo ponemos todo muy fácil, no necesitamos ni nóminas ni historiales financieros. Si tienes un vehículo y tiene menos de 10 años, podrás disfrutar de la liquidez que precisas en menos de 48 horas. Además, si te decides por nosotros en Empeñocoches, lo único que tienes que hacer es utilizar tu coche como aval, sin que por ella debas dejarlo en depósito.

A continuación te damos pie y detalle de cómo conseguir un préstamo por tu coche.

¿Qué requisitos y documentación se necesitan a la hora de empeñar tu coche ?

Para que tu solicitud sea aceptada debes cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Ser titular del vehículo
  2. El coche debe tener como máximo 10 años de antigüedad
  3. Debes tener toda tu documentación personal actualizada y en vigor (DNI, NIE o Pasaporte)
  4. La documentación de tu vehículo debe estar en regla:
  5. Ficha técnica del coche
  6. Comprobante del impuesto de circulación
  7. ITV en vigor

Si cuentas con estos mínimos requisitos, en Empeñocoches ya tienes el dinero que necesitas, sin preguntas y con total discreción!

Solo hace falta que rellenes nuestro formulario, nosotros te llamamos gratis o si lo prefieres puedes contactarnos mediante nuestro número de teléfono que también es gratuito. En Empeñocoches te asesoraremos sin ningún tipo de compromiso.

¿Qué pasa si dejo de pagar el crédito?

En el caso de no poder pagar las cuotas en Empeñocoches volvemos a estudiar tu caso,  normalmente ajustamos la cantidad de dinero de la cuota pactada.

Nuestra idea es estar a tu lado y ayudarte siempre que nos sea posible.

Sin embargo, si el impago es evidente se procede ante notario y se emprenden acciones legales oportunas. Y en otras ocasiones se combina con la gestión de venta del vehículo, pero siempre con el consentimiento del deudor.